El oasis de Kharga

Un viaje a los confines del imperio romano.

En el artículo del semanario Al-Ahram titulado Desert magic nos relatan un viaje a los oasis egipcios de la región de Al Wadi al Jadid o Nuevo Valle.

Kharga es la capital de la región. Se encuentra en un oasis de palmeras donde se cultiva arroz y se cría ganado. La población se encuentra ampliamente repartida por el territorio, lo que, unido a la lejanía de las grandes ciudades, ha permitido mantener un medio ambiente limpio. Kharga ha conservado los modos de vida tradicionales de los habitantes del desierto.

Oasis de Kharga. Foto: Hanne Siegmeier, Wikipedia.

Unos 125 kilómetros al sur se encuentra la antigua ciudad de Dush, que en tiempos de Roma fue una importante guarnición de las fronteras más meridionales del imperio. Se conservan ruinas de una fortaleza, un templo y tumbas romanas. El templo de piedra arenisca dedicado a Osiris fue construido por Domiciano, entre el 81 y el 96 dC y conserva inscripciones de los emperadores Adriano y Trajano. En la actualidad las excavaciones están a cargo del Institute Français D’archéologie Orientale. Un antiguo papiro encontrado allí sugiere que Dush existía con anterioridad a la época ptolemáica.

Templo de Isis y Serapis. Dush. Foto: Roland Unger, Wikipedia.
Pronaos del templo de Isis y Serapis. Dush. Foto: Roland Unger, Wikipedia.
Relieves del templo de Isis y Serapis. Dush. Foto: Roland Unger, Wikipedia.

Se cree que Dush o la antigua ciudad de Kysis era un importante mercados de joyería, cerámica y metales. Desde aquí se exportaban las mejores uvas para hacer vino al Valle del Nilo y tal vez a la propia Roma. La ciudad se abandonó en el siglo V. La fortaleza fue erigida para proteger la ruta comercial que transcurre de este a oeste.

Al-Zayan es un templo romano dedicado al dios egipcio Amón-Ra. Es de adobe y formaba parte de un cuartel. Los restos que se conservan pertenecen al período ptolemáico y eran conocidos como el Gran Pozo.

Al Zayan. Templo. Foto: Roland Unger, Wikipedia.
Al Zayan. Templo. Foto: Institute for the Study of the Ancient World.
Al Zayan. Templo. Foto: Roland Unger, Wikipedia.

A unos 18 km al sur de Kharga y situada estratégicamente sobre una colina, se encuentra la fortaleza de Ghuweita. Hay indicios de que la zona estuvo habitada desde la prehistoria. Aquí los romanos tuvieron otra guarnición y un templo dedicado a la trinidad tebana: Amón, Mut y Khosu. Fue construido por el emperador Darío I.

Ghuweita. Murallas. Foto: Roland Unger, Wikipedia.
Templo de Ghuweita. Foto: Institute for the Study of the Ancient World.
Ghuweita. Entrada al templo. Foto: Institute for the Study of the Ancient World.