Foto: Wayne77, Wikipedia

Las minas de zafiro de Madagascar

El salvaje oeste en una isla africana.

En realidad este post debería consisitir únicamente en un enlace, el que figura al final, pero como creo que un buen bloguero debe darle algo de valor añadido incluso al copypaste, primero les traduzco el texto:

“El pequeño pueblo de Ilakaka (Madagascar) apenas tenía 40 habitantes antes de 1998. Entonces se descubrió un gran depósito de zafiros que se extiende a lo largo de un río cercano y eso atrajo la mirada de algunos hombres de negocios tailandeses en el comercio de joyas. Se corrió la voz y Ilakaka ha aumentado su población en decenas de miles de habitantes al convertirse en el centro de un boom del zafiro; hoy en día es el origen de casi el 50% de los zafiros del mundo.

Los mineros ilegales se mezclan con las explotaciones a gran escala, todos ellos operando al amparo de una escasa o nula regulación, en un ambiente propio del salvaje oeste: territorio sin ley, buscadores de fortuna, violencia y duras condiciones de vida.

Foto: Roberto Schmidt. The Boston Globe.

En los años siguientes, las zonas fácilmente explotables fueron agotadas y ahora los mineros trabajan a menudo en profundos agujeros, descendiendo bajo tierra.

La minería es también un negocio familiar: de acuerdo con un estudio oficial, de los 21.000 niños que viven en la región, 19.000 pertenecen a familias trabajadoras.”

Nos enteramos de más cosas leyendo el artículo La fiebre del zafiro en El Universal:

“La gente se juega todo en Ilakaka, donde es posible enriquecerse o morir. Incluso para los aventureros más experimentados, los riesgos son muchos.

Esta ciudad de Madagascar produce una cantidad importante de zafiros en medio de un ambiente de oscuros casinos y delincuencia, que ha seguido a las fabulosas riquezas creadas por la minería. Los especuladores mueren a una tasa alarmante, se dieron 30 homicidios el año pasado en una población de 20 mil habitantes.

Una de las víctimas recientes fue el cuñado de Osama bin Laden, Muhamad Jamal Jalifa, abatido a tiros, presuntamente por sus negocios mineros. Otra fue un empresario de Madagascar, baleado en septiembre, e identificado por la policía sólo como Ernest. Acababa de comprar una piedra de 30 mil dólares.”

Foto: Roberto Schmidt. The Boston Globe.

Miseria, violencia, salvajismo, explotación infantil, corrupción, avaricia, todo alrededor de las brillantes joyas. ¿Una metáfora?.

Y ahora, finalmente, el enlace, las excepcionales fotos de The Boston Globe: The sapphire mines of Madagascar.