Descubren un (supuesto) observatorio astronómico preincaico

Un equipo de arqueólogos que trabaja en los Andes peruanos ha descubierto lo que podría ser el observatorio astronómico más antiguo de América, una estructura de unos 4.200 años que marca los solsticios de verano y de invierno, tan vieja como Stonehenge. El observatorio fue construido en la cumbre de una pirámide de 33 pies de alto y sus alineaciones proporcionan un calendario astronómico para la agricultura. El director del equipo es el arqueólogo Robert Benfer de la universidad de Missouri.

La gente que construyó el observatorio -tres milenios antes de la aparición de los incas– constituye un misterio, pero su civilización alcanzó un nivel artístico y científico que los arqueólogos no sabían que hubiese existido en la región hasta por lo menos 800 años más tarde.

Entre los hallazgos más impresionantes está una escultura de arcilla en forma de disco flanqueado por dos animales, que se asemeja a una versión antigua del moderno icono de la “carita triste” que frunce el ceño. El disco, protegido contra los saqueadores al permanecer oculto por miles de años de suciedad y ruinas, marca la posición del solsticio del invierno.

El hallazgo aporta evidencias que apoyan la idea reciente de que una civilización sofisticada se desarrolló en Sudamérica en la era precerámica. El nombre de la gente que habitó la región es desconocido porque la escritura no apareció en América hasta 2.000 años más tarde. Algunos arqueólogos los llaman los seguidores de la tradición religiosa de Kotosh. Otros los denominan las últimas culturas precerámicas de la costa central.

El sitio, con una superficie de veinte acres, llamado Buena Vista, está a unas 25 millas al interior, en el valle de Río Chillón, al norte de Lima. Ocupa una estéril colina llena de rocas que mira a un fértil valle. En la región sólo llueve una vez al año.

La pirámide grande y un templo ocupan unos dos acres cerca del centro del sitio. La datación, por radiocarbono, del algodón y las ramitas quemadas encontradas en el altar de sacrificios del templo indican que se usaba aproximadamente hacia el 2200 aC., esto es, cerca de 400 años después de que la primera pirámide fuera construida en Egipto. El sitio contiene otras ruinas que datan de hace 10.000 años.

Vía: Los Angeles Times