Creación de la Realidad y Medios de Formación de Masas

Hoy tengo el gusto de reproducir un artículo procedente de El Imposible, un periódico que no solamente no es periódico sino que, como su propio nombre indica, nunca ha existido ni existirá. Creo que es un artículo cuyo contenido hay que tener en cuenta a la hora de abrir un diario, conectar la radio o enchufar la televisión. No lleva firma, pero por su estilo característico no es difícil intuir su procedencia.

Aquí va:

“Siendo la mentira el sustento del Régimen, los Medios de Formación de Masas (MFM) cumplen un papel de primer orden en esta tarea. Por ello parece útil revisar, aunque sea un poco esquemáticamente, los mecanismos con los que los MFM operan para la construcción de la Realidad, esto es de la mentira.

Los principales recursos que los MFM emplean para la construcción de la Realidad son:

La falsedad: consiste en la divulgación de mentiras puras y duras de manera consciente y más o menos descarada. Este es el recurso más burdo y menos abiertamente utilizado en los MFM de nuestras demotecnocracias, aunque en formas más atrasadas de dominio, como dictaduras, o en ocasiones puntuales en nuestros regímenes sí se encuentra. En ocasiones aparece la variante de la mentira no consciente por parte del productor, fruto de la desidia, la dinámica misma el medio y otros motivos. Corresponde a fases represivas del Régimen y su utilización debe ser restringida al máximo pues, según el principio que aplicaba un viejo policía aleccionando a otro bisoño tras repartir indiscriminadamente una buena tunda de palos a unos estudiantes en un autobús: “déjalos, que a estos ya los hemos politizado mucho”.

La amplificación: consiste en magnificar, con los recursos técnicos y económicos del Medio (tipografía, locución enfática, asignación de espacios o tiempos de amplitud privilegiada, despliegue de recursos materiales y humanos en forma de multitud de cámaras, periodistas…) una noticia para dotarla de trascendencia. Para ello también se utilizan los otros recursos que a continuación se exponen:

La reiteración: consiste en la repetición del mensaje tanto en el mismo soporte del Medio de la misma fecha como en fechas sucesivas. El mecanismo es, como se ve, el mismo con el que opera la publicidad que se reconoce como tal.

El eco: consiste en la multiplicación del mensaje por multitud de MFM. Es el “si todos lo dicen, será verdad”.

La ocultación: consiste en el silenciamiento de lo que pudieran considerar peligroso para el mantenimiento del Régimen. Ya se sabe que lo que no sale en los MFM -en especial, el principal de ellos en la actualidad: la televisión- literalmente no existe, pues la existencia o realidad consiste precisamente en la aparición en los MFM.

La relegación: consiste en la asignación de recursos escasos de cualquier índole (espacio, tiempo, dinero…) y/o en la inclusión de la noticia en espacios de menos relevancia en el Medio concreto.

La sobreproducción: consiste en la difusión de una cantidad tal de mensajes tendentes al mantenimiento del orden establecido que cualquier mensaje contrario que pudiera aparecer se vea ahogado en la masa de los favorables. Este es un mecanismo de importancia capital para la fase actual del Régimen una vez sustituida la fase represiva por la hiperproductiva de inutilidades en general, para la gente, obviamente, que no para el Régimen mismo. Si se producen cantidades ingentes de toda clase de chismes, artilugios y sustitutos de las cosas verdaderamente útiles para la gente con el objetivo de mantener rodando a la mayor velocidad posible el Dinero, la correspondencia en el ámbito de los MFM es prácticamente mecánica. La libertad de expresión que tanto les gusta proclamar a los voceros del aparato demotecnocrático sirve como mecanismo muy superior al represivo a la hora de evitarle efectos dañinos, así una revista, un programa de radio o un sitio en la red, como este mismo por ejemplo, que pudieran ir en contra de las Ideas establecidas, quedan perdidos como gotas de agua en un desierto de trivialidades al que las Masas de Individuos Personales no van a acceder y servirán de justificación de la aparente multiplicidad de opciones.

El aislamiento: consiste en presentar un hecho haciendo desaparecer las conexiones con otros que revelarían el sentido profundo del mismo y que sin las cuales no se capta debidamente.

La justificación: consiste en la defensa de la conversión de lo bueno en el Mal y de lo malo en el Bien.

Aunque muy esquemáticamente expuestos estos son los principales recursos que los MFM emplean para construir la Realidad y que sugiero al lector que ponga en uso como herramientas de análisis de cualesquiera periódicos, revistas o programas que le caigan encima.”